La Página Verdinegra

El Sitio más importante de San Martin de San Juan

Partido para el infarto

Por Nicolás Sasu

San Martín de San Juan empató 0-0 contra Independiente de Avellaneda en un encuentro correspondiente a la fecha N°16 del torneo argentino, que se jugó en el estadio Libertadores de América.

Un partido muy sufrido para el equipo sanjuanino. Era evidente el planteo de Gorosito, aguantar atrás y salir al contrataque, ya que disponemos de jugadores veloces como Montagna y Villaruel, y uno que aguanta bien como Dening. Pero al parecer se lo tomaron muy enserio a lo de jugar atrás, porque casi todo el partido lo jugamos en nuestro campo. El rojo, con más empuje que juego, nos arrinconó gran parte del partido. A pesar de ello, la defensa, en línea de 3, se las arregló para hacer un partidazo. Esta vez sí se puede decir que la pegamos con el refuerzo, ya que Matricardi ha cumplido su labor en sus dos partidos. Ha sido un muy buen encuentro, para un sector del equipo que ha sufrido tanto en todo el campeonato. De este modo, el verdinegro mantuvo el arco en 0, algo que no lograba desde la fecha 12 (0-0 vs Arsenal).

Aunque no todo fue rosas y flores para San Martín, el conjunto de Holan tuvo sus claras chances de gol, dos al palo y un par de intervenciones de Ardente (una en la última jugada del partido), que por obra divina no entraron.

Es muy difícil sostener un encuentro en el que el rival te asfixia constantemente. Y esto es debido a los pocos generadores de juego que dispusimos, ya que nuestro jugador más inteligente, Gelabert, no jugó por acumulación de amarillas. Otro de los que hizo un buen partido, fue Dening, quien, a pesar de no disparar al arco, se las arregló para ser de los mejores de la cancha. Aguantó, recupero, corrió y metió. Aunque estuvo muy solo para aguantar balones, un compañero en el que hubiera podido descargar pelotas, le hubiera venido muy bien. Montagna y Villaruel, deslucidos en un partido que no les sentó para nada bien.

En definitiva, se destaca el buen trabajo defensivo, no es sencillo aguantar tanto tiempo a jugadores del calibre de Independiente, que te tiren un centro tras otro durante 90 minutos. Pero para salir de esta mala racha, hay que meter goles y por lo que se vio hoy, casi ni disparamos al arco. Por dicha razón es que el punto es muy valioso, porque al no haber habido intenciones de ganar el partido, el empate en una cancha tan complicada, se convierte en toda una hazaña.

La próxima fecha, se nos viene el puntero del campeonato, Boca Juniors. Un partido que se disputará en el Estadio Bicentenario, una cancha que nunca nos ha sentado bien, ya que, salvo algunas excepciones, por lo general casi siempre nos traemos una derrota. Habrá que romper ese maleficio.

Comparti la nota
Comparti la nota