Por Nicolás Sasu

Y una vez más, se nos fue otro año en la Copa Argentina. Hoy se dio cátedra de como tirar $500.000 a la basura. Un papelón que se le haya vuelto a dar tan poca importancia a esta copa.

Lo que se vio hoy fue desastroso. Ni se me ocurre por dónde empezar.

En el primer tiempo, no sabía si los que jugaban eran jugadores profesionales o simples aficionados. Pases imprecisos, centros pasados o cortos y nada de fútbol. Defensivamente dimos lástima.

En la segunda parte, hubo una mejora, a comparación de la pobreza del primer tiempo. El ingreso de Capelli le dio un poco más de fluidez a las salidas del equipo. A pesar de todo, casi ni se pateó al arco. Si bien es cierto que no nos cobraron un CLARÍSIMO penal, el resto del partido no se generó ninguna situación de peligro contra el arco de Instituto. Entre tanta confusión, se rescata a Luna, que a pesar de no haber tenido buen partido, fue el único que intento jugar a la pelota. Tampoco se les puede pedir mucho a los delanteros cuando no tuvieron ni un centro o pase decente.

El equipo cordobés siempre nos mantuvo con vida en el partido, erró situaciones que eran más fáciles meterla que errarla. Y ni siquiera con eso, pudimos meter un gol…

Da mucha vergüenza que jugadores con tan poca sangre como los que jugaron, hayan defendido esta camiseta. Se dio cátedra de cómo no jugar al fútbol. Después de ver este partido se comprende porque  estos jugadores nunca tuvieron y nunca tendrán una chance en el equipo titular. Definitivamente fue “el” partido para el olvido en la era Lavallén.

Una vez más, nos despedimos tempraneramente de la Copa Argentina. Hasta el año próximo…

Francisco SannaCopa ArgentinaNoticias
Por Nicolás Sasu Y una vez más, se nos fue otro año en la Copa Argentina. Hoy se dio cátedra de como tirar $500.000 a la basura. Un papelón que se le haya vuelto a dar tan poca importancia a esta copa. Lo que se vio hoy fue desastroso. Ni se...

Deja tu opinion

comments